Cada año las noticias sobre la universidad se ven incrementadas con la aparición de los rankings. Sobre todo con la puesta en escena del famoso ranking de Shanghai. Que no tengamos una universidad entre las 100 primeras es siempre noticia. Y este hecho es algo la la universidad lo tendría que analizar. Sin embargo también aparecen áreas muy bien posicionadas. Matemáticas con 10 universidades entre las 200 mejores, Química con 9, Física con 4... Esto no suele aparecer en los medios. ¿Por qué? Esta circunstancia es algo que tanto la universidad como los propios medios de comunicación lo deberían de analizar.

El pasado mes de octubre se desarrollaron en la Universidad de La Rioja las XXIV Jornadas de la Asociación de Profesionales de Gabinetes de Comunicación de las Universidades y Centros de Investigación organizadas magníficamente por la Oficina de Comunicación de nuestra universidad. No pude asistir a todas las conferencias y mesas redondas y he aprovechado el verano para visionar las que me quedaban. 

El lema de las jornadas no puede ser más oportuno. Rankings y reputación universitaria. Opiniones para todos los gustos. Pero una cosa clara. Los propios profesores no debemos de implicar el la difusión e implantación de la buena reputación de nuestra universidad. 

Hoy acaba de salir una encuesta de evaluación ciudadana de instituciones, entidades y grupos sociales. Los investigadores gozan del mejor valoración. Sin embargo la universidad baja bastante hasta un modesto, que no malo, 61% de valoración positiva. Pero la mayor parte de la investigación de este país se desarrolla en las universidades, entonces ¿por qué hay esa aparente contradicción? Científicos, gestores y medios tenemos mucho que ver. No se asocia la universidad a la creación de conocimiento, a la investigación. Y eso no es bueno.

Extracto de la encuesta publicada por el diario El País


Y por otro lado, y coincidiendo con la lectura del libro de Carlos Elias "La razón estrangulada", hago otra reflexión. La Ciencia, los científicos, estamos alejados de aquellos que hacen, gestionan y publicitan los rankings. Es vital para evitar esa aparente disfunción entre universidad y científicos que he comentado antes, para una buena reputación de la universidad y al final para una mayor calidad de las instituciones que los que generamos Ciencia (y esa Ciencia, como hemos visto no esta mal en el ranking de Shanghai) estemos más cerca de los medios. Y es esto las oficinas de comunicación de las universidades juegan un papel imprescindible. Los investigadores nos debemos de dejar asesorar por ellos, debemos facilitar su labor y remar en la misma dirección.

Os dejo los vídeos de las charlas que están "colgados" en el canal youtube de la Universidad de La Rioja